6 BENEFICIOS DE COMER ALCACHOFAS

 

La alcachofa es una deliciosa flor que se come ¡hasta el tallo!

¡Me encantan las alcachofas!

Y es que para mí tienen un vínculo emocional, unido a parte de mi infancia en la Vega Baja del rio Segura. Allí eran y son uno de los cultivos mas extendidos. Las llamaban alcaciles, y saliendo de la casa de mi madre había una gran huerta donde ¡crecían a tutti plain!

Mucha gente del pueblo se dedicaba a embotarlas de forma manual y artesanal, mi madre entre ellas.  En la época de cosecha, los productores habilitaban pequeñas lonjas donde se juntaban muchas mujeres del pueblo ha “hacer perolas”, que consistía en limpiarlas manualmente y dejar los corazones listos para conservarlos en botes de cristal. Y aunque se protegían las manos, ¡terminaban con los dedos negros!

En mi casa se consumían de todas formas, especialmente nos gustaban hervidas enteras en olla a presión, con un poco de pimienta y sal.

Recuerdo comerlas como si fuera un juego, donde iba sacando hoja a hoja, y comiendo de la parte baja, hasta que llegaba al corazón que era el ¡deleite máximo!

Muchísimos años después, recuerdo una noche de cena con mi querido profesor de Macrobiótica, Francisco Varatojo, hablando la analogía, y del aspecto físico de las personas con los animales, comentábamos entre risas, a que nos parecimos cada cual, y cuando llego mi turno me dijo:” tu pareces una alcachofa!”, y me encanto, porque en muchos aspectos me identifico.

Su nombre científico es Cynara scolymus, pertenece a la familia botánica de las Asteraceae.

Las alcachofas tienen el gran contenido en fibra, y son ricas en vitaminas del grupo B: B1, B2, B3, B6, B9 y vitaminas A y E.

Además, son fuente de minerales, como el potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, yodo, zinc y selenio.

 

Dice la Wikipedia, que esta planta, que es de la familia de todos los cardos, podría ser originaria de Egipto o del Norte de Africa. Aunque se cree que en la península Ibérica la introdujeron los árabes. La llamada Cynara ya era conocida por griegos y romanos, que le otorgaban poderes afrodisíacos, ya que cuenta la mitología que su nombre viene de una muchacha  que fue seducida por Ceus, y que luego la transformo en alcachofa. ¡Qué cosas!

Desde la Edad Media con el cultivo sucesivo de los cardos, los agricultores, la fueron transformado hasta conseguir la alcachofera.

 

6 beneficios de comer alcachofas:

 

✅1 –Antioxidante y preventivo de enfermedades degenerativas.

Por su contenido en nutrientes antioxidantes, esta verdura contribuye a que los tejidos de nuestro organismo se mantengan en buenas condiciones. Además de combatir los daños de los radicales libres, previniendo la aparición de enfermedades degenerativas como algunos tipos de cáncer. Las alcachofas tienen, unos flavonoides con acción antioxidante, apigenina y luteolina, que algunos estudios científicos han demostrado que tienen una acción inhibitoria del desarrollo de células cancerígenas en el páncreas y otor órganos como el pulmón. Por sus flavonoides, también se convierte en un antiinflamatorio natural

 

✅2 –Depuración y control del peso.

Al igual que la gran mayoría de las verduras, la alcachofa tiene un buen contenido en fibra y es rica en agua, por lo que es una buena aliada, para evitar el estreñimiento y para bajar de peso dentro de una dieta saludable. Pero además contienen un compuesto que estimula la producción de orina de los riñones, la cinarina, favoreciendo la depuración de la sangre y la eliminación de toxinas de nuestro organismo.

 

✅3 –Prebiótico.

La acción prebiótica de las alcachofas se debe a la buena cantidad de inulina que contienen, que sirve de alimento a las bacterias beneficiosas que tenemos en nuestro intestino. Los prebióticos que contienen algunos alimentos son muy importantes para mantener en buen estado nuestra flora bacteriana.

Mantener una buena microbiota o flora intestinal es imprescindible para mantener una buena salud, ya que influye en multitud de procesos metabólicos.

 

✅4 –Mejora el funcionamiento del hígado

La alcachofa es un alimento que contribuye a mejorar las funciones hepáticas gracias a la presencia de la cinarina. Esta verdura favorece la descongestión del hígado fluidificando la bilis para digerir las grasas y eliminar otros productos tóxicos del organismo.

 

✅5 –Normaliza la glucemia

Otro de los beneficios de las alcachofas es que, gracias a su gran contenido en fibra, la alcachofa hace que no tengamos picos de azúcar en sangre. De hecho, las alcachofas tienen un leve efecto hipoglucemiante, es decir, que baja el azúcar en sangre. Así se evita que la glucemia suba y baje bruscamente, lo que viene muy bien en caso de padecer diabetes.

 

✅6.- Grasas y colesterol

La alcachofa reduce los niveles de colesterol en sangre y esto también es debido a la gran cantidad de la fibra que posee, que hace que se pueda eliminar en mayor medida y a la cinarina, que ayuda al hígado a ser más eficaz a la hora de gestionar el exceso de grasas.