Calabaza Asada con Salteado Verde

Te presento la receta de una cena sencilla, deliciosa, ligera, saludable, y de aprovechamiento. En este caso, y como casi siempre, experimentas combinaciones que se convierte en un clásico, por lo sencillo, rico, además de sus múltiples beneficios. Esta vez se trata de la humilde calabaza asada con el verde de nabos daikon y alguna cosita más. Y como te cuento surge de mirar que hay en la cocina, que por suerte, en la mía siempre hay producto de temporada.

Una calabaza abierta que hay que consumir, y a mí me encanta asada, y ya aprovecho el horno y tuesto almendras y avellanas, hago la base de una tarta, galletas y/o un pan!

Ingredientes:

  • Un buen trozo de calabaza tipo de Gernika, o cualquiera que tengas.
  • Un buen manojo de tallos y hojas de nabos daikon (podría ser hojas de rabanitos, acelgas, rúcula, espinacas, hojas de remolacha, etc.
  • Unos dientes de ajo.
  • Un puñado de shitake (o champis).
  • Un puñadito de algas: yo puse dulce.
  • Una guindilla, un poquito de pimento ahumado, aceite de oliva, sal marina, una rama de romero, una cucharada de concentrado de manzana.
  • Para toping puse semillas de calabaza caramelizadas en salado con vinagre de umeboshi.

Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180ºc -En una bandeja puse la calabaza con la piel en lonchas de 4-5cm, sin semillas.
  • En un cuenco puse varias cucharadas de aceite, con una de concentrado de manzana un poco de sal marina, y lo batí enérgicamente para emulsionarlo.
  • Embadurne bien la calabaza con este ungüento y la metí con una rama de romero encima ha hornear durante 30 min.
  • Mientras se asaba, lave bien las hojas de los nabos daikon, y las corte en trozos medianos.
  • También lamine las setas shitake y los dientes de ajo.
  • En una sartén amplia al fuego, puse un poco de aceite de oliva y metí los ajos a dejar su perfume en el aceite un par de minutos.
  • Seguidamente metí las setas y la guindilla y enseguida toda la verdura (hojas y tallos de daikon) sal marina y un poco de pimentón.
  • Saltear todo el conjunto durante unos minutos hasta que las hojas estén tiernas y muy verdes.
  • Añadir un puñadito de alga dulce y unas gotas de zumo de limón. Sacar del fuego y reservar.
  • Cuando la calabaza esta asada, la ponemos en una fuente y colocamos todo el salteado encima, y para darle un toque crujiente le puse unas pipas de calabaza tostadas con vinagre de umeboshi, que son un vicio.

¡Y listo! Los sabores son increíbles al igual que las texturas.

Me dicen: “hay que ver como disfrutas con cualquier cosita! ¡Y es verdad! me encanta valorar, transformar y disfrutar lo que la naturaleza nos ofrece, ¡una maravilla!

Espero que lo disfrutes también.